ellos sienten

09 marzo 2009

Luego de cruzar algunos oscuros laberintos
y de meterme en tu cama casi helada..
pude caminar por mi instinto y romper el principio.

Luego de remontar vuelo
y olvidarme del olor de tu cuerpo.
puede mirar al cielo y perdonar tu misterio.

Luego de que grites mi nombre hasta dejarlo ciego
pude elegir con miedo los errores llenos de anhelos.

Luego de consumirte hasta en el recuerdo
pude habitar el lugar que era nuestro encuentro.

Luego de olvidar las frases y problemas
pude ser alguien que no era.

Luego de mirar esas muñecas
me parecí a una de ellas.

Luego de romper el frío y el sueño
me convertí en una sonrisa sin miedo.

Luego de caminar por tus calles
y de subir hasta lo mas alto del viaje
puede olvidarte sin odiarte.

y después de todo este tiempo que no paso.
soy la misma que era.
y luego de tus miedos y pobres deseos
estoy yo, es que sos así.
ni vos te podes definir.





Las promesas, son la estúpida traquilidad de los débiles.





Sofíaa.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

guido, 20 años. rosario.

de ayer a hoy parecen blogs de personas distintas, el tuyo.
ahora con respecto a lo que decis, las palabras navegan tanto entre un dejo de existencialismo y a la vez una impetud de vida y felicidad, que asombra con la armonia que se acomoda todo.

y con estupida tranquilidad de los debiles, nose si te referis a la tranquilidad como una estupides, o a la estupides que suenan las promesas..
por mi parte, a veces me encanta sentirme debil, y estupido. enamorado, o niño. pero soy conciente que asi como a veces, solo a veces, las promesas son mi unico respiro..otras veces suelen ser tan dulces que empalagan.

me gusta esto de personas interactuando, via palabras.


un gusto enorme.
divinomarques.blogspot.com

Lapsus Mental dijo...

...resulta que hoy, al romper la ingenuidad atorada, te das cuenta que las promesas tal como las concebías, ya no existen...
Porque son frágiles fragmentos de deseo. Porque son inconscientes pedazos de memoria. Porque las promesas no sirven para ser cumplidas. No. Sirven para tener un motivo por el cual seguir caminando, hasta que indefectiblemente, se acaban...

Esto fue un fragmento de mi blog. Me gusta lo que escribís, pasate! Saludos!